Logo de DiarioRed
Quienes somos Mapa del sitio Contactar
El Diario Independiente de Internet - Año VII
Portada
Boletín - suscripción
Suscríbete a nuestros boletines y recibe toda la actualidad:  
  Email:  
html texto  
 

 

   
 
 
Noticias y análisis
Cibersociedad
Internet
Informática
Tecnología
eBusiness
Notas de Prensa
Columnas
El Eco Digital
La Tierra Prometida
Marketing 2.0
Persuasión.Net
Open for Business
Secciones
Titulares
Software libre
Guía de Webs
Ciberley
El Defensor
Juegos
Hardware
Shareware
Diariored
DiarioIP.com
AboutMedia
Diariored
Quiénes somos
Contactar
Colabora
Supcripciones

Publicidad

LA TIERRA PROMETIDA, por Jesús Valbuena
Anda suelto el digitalis
Jesús Valbuena 19/08/2003, 18:00:19
enviar a un amigo comentar (2) menor tipo de texto tipo de texto standard mayor tipo de texto
Los 6 años de andadura de Diariored entre periódicos y portales refrendan el advenimiento de un nuevo especímen en las redacciones y corresponsalías de los medios de comunicación en español.


Todos somos uno. --Fray Bartolomé de las Casas

 

“El homo sapiens es un individuo caracterizado como un animal cuya madre da de mamar a sus crías, y cuya gestación se realiza en el útero dentro de una placenta. Provisto de extremidades que tienen 5 dedos, posee clavícula y un único par de glándulas mamarias situadas en el pecho. Los ojos se encuentran emplazados en la parte frontal de la cabeza, lo que facilita la visión estereoscópica...”. Es decir, los humanos poseemos la capacidad de apreciar el relieve y la distancia, la posibilidad de contemplar [perplejos incluso], el panorama.

Todos somos miembros de una única especie de la familia de los homínidos, y no dudamos un momento en aplicar el término ‘ser humano’ a ciertas especies antecesoras del homo sapiens en este sempiterno camino de la evolución.

Pero esta muestra de altruismo, de condescendencia y, por qué no, de cierta humanidad hacia nuestros parientes primates, se difumina por completo cuando asumimos (por defecto) que los sapiens actuales sin duda somos (en efecto) el colofón de ese proceso evolutivo: la copa del árbol, el único ser en la Historia tan sublime que existirá eternamente -a partir de sí mismo- sobre cualquier atisbo de mutación hacia delante. Porque la perfección no es mejorable.

Varias dudas surgen hoy, sin embargo, al comprobar cómo, paralelamente al desarrollo de la red de redes, toma forma y arraigo un nuevo perfil de primate. Con la misma estructura y fisiología que el gorila, el chimpancé, el orangután o el propio humano, bien puede pertenecer a día de hoy a una nueva familia en ciernes de homínido: el digitalis.

Este nuevo individuo interconectado, si bien constituye apenas un ínfimo porcentaje entre los más de 6.000 millones de sapiens en el Planeta, despierta en las redacciones, corresponsalías y sedes corporativas de cartón-piedra el recelo profundo, la indiferencia fingida, o la pura curiosidad entre sus compañeros, jefes y hermanos sapiens.

Lo mismo, pero justo a la inversa, debió sucedernos a los sapiens con los hoy extinguidos neandertalesis sobre las rocas calizas de la sierra de Atapuerca, en Burgos, hace de esto varios cientos de miles de años.

El caso hoy día es que, en mayor o menor medida en función del talante de los directivos en tal o cual empresa o institución, prácticamente de cualquier sector, este [presunto] homo digitalis mantiene los ojos firmes, y una hasta la fecha desconocida postura erecta ante el empresario/patrón tradicional que, consciente e inconscientemente, pretende cercenar desde un principio su ágil y aventuresco paseo por la Tierra.

Vemos claramente cómo pierden autoritas y credibilidad los valores y ademanes corporativos de siempre, impuestos verticalmente 'como se ha hecho toda la vida’, en aras de una nueva calidad de vida y una suerte de existencia más inteligente e inter-concectada (humanizada) con la realidad mundana. Avanzamos sin demora de camino hacia la Tierra Prometida.

Sin navegar nunca hacia atrás, este individuo anónimo suele actuar por la vía de los hechos consumados. Se protege así de la intempestuosa visión de la organización agresiva reducida a una simple máquina de cumplir objetivos de corte económico-financiero.

Su desarrollo avanza a ritmo frenético, según las pautas de un comportamiento evolucionado que ya ha arraigado --en apenas un puñado de fugaces años. Un período efímero, insignificante en relación a los más de 8.000 siglos transcurridos desde la misteriosa extinción del nuestro (recién descubierto) homo antecesor.

Actitudes e inaptitudes de la conducta dominante
 

El cerebro del homo sapiens (capacidad media de 1.400 c.c.) tiene más o menos el doble del tamaño que el cerebro de los antepasados pre-históricos. Un espectacular aumento del tamaño (en sólo 2 millones de años) se consiguió por el proceso de la neotenia (la retención de características propias de estados juveniles durante más tiempo).

¿Será entonces que madurar no significa envejecer ni morir?, se pregunta un director general tras unas jornadas de humanismo, tecnología y dirección de empresas en el siglo XXI donde vuelve a quedar patente la necesidad de que los directivos asuman la dirección por valores. Frente a la dirección tradicional por objetivos, que marca unas metas que (sin más) deben cumplirse, la dirección por valores potencia todo aquello de lo que el directivo o empleado se cree capaz de realizar. El monólogo de las cifras se traduce así en la planificación compartida de un proyecto definido con parámetros cualitativos, con la consecuencia de que una nueva relación laboral permite plantearse (tanto a quien ordena como a quien ha de obececer) la recuperación del tiempo para dedicar a la familia y, en definitiva, para entender mejor el mundo que les rodea.

Es notorio que nunca las empresas han dependido tanto como hoy en día del talento de sus trabajadores, un conjunto de personas entre las que pierde peso específico el concepto de organización-entelequia, a quienes sus dirigentes reducen únicamente al ámbito económico, sin demostrar sensibilidad alguna hacia las cuestiones culturales y medioambientales más básicas.

Pero vivimos hoy [durante] el amanecer de un Renacimiento con todas las letras. Uno que sin duda combina la re-invención de la imprenta con la re-creación de la banca y el re-surgimiento de los eternos valores universales que, a lo largo de la Historia, han venido conformando su curso.

El homo sapiens (individualmente y en conjunto) es consciente de que la especie humana es la única que posee un espacio denominado cultura, porque podemos modificar nuestro comportamiento instintivo a través del aprendizaje, con el privilegio de poder transmitir las técnicas y el sistema de relaciones sociales de generación en generación. Somos capaces de mejorar el medio ambiente por el bien común de todos los seres vivos. Se trata, por tanto, de cuestionar nuestras propias conductas, a sabiendas que a los instintos de negación del cambio se superponen las respuestas aprendidas.

Si bien ante el hecho Internet ya no hay opción ni lugar a las dudas, y pese a que la inmensa mayoría de los profesionales hoy en día han de manejarse en la Red para no correr hacia su obsolescencia, no parece que el director general al uso vaya a reaccionar, pues ahí le vemos petrificado en el trasnochado sillón-carguismo de ayer. El de toda la vida.

Citaba Indira Gandhi a su abuelo para recordar que existen dos tipos de personas: quienes trabajan y los que buscan el crédito, y le aconsejó rodearse de las primeras, ya que entre ellas hay mucha menos competencia.

Todo lo contrario que suele ocurrir durante el café del desayuno de los empleados de la entidad pública, o en los pasillos de la empresa recién vendida, fusionada o privatizada. Al funcionario le basta sólo con aparentar estar informado, porque la nómina está servida con los cuatro conceptos apenas rumiados de oídas.

Es ésa la actitud del empleado sumiso, miembro del sector abrumadoramente mayoritario, dispuesto a comer hierba sólo porque 100.000 vacas jamás podrían equivocarse. Perfectamente entrenado para jalear en público su propio espíritu hipotecado, como premio a la cobardía y a la ambición por la fuerza bruta acaba de ser ascendido a gobernadorcillo de planta, tras tan largos años de demoledor servilismo jerárquico. De tantos servicios prestados que ahora no duda en vengar al triangulárselos a sus subordinados directos: "Una impuntualidad más a la hora de entrada, que no a la de salida, y aquí a quien saque pecho se le pone ya mismo de patitas en la calle. Trabajar jamás puede ser disfrutar. Son lentejas. Sólo faltaría.

Se comporta mimetizándose con sus mentores aunque intuye que muy pronto habrá de enfrentarse al espejo para reconocer que, en la acera de enfrente, la competencia cotiza al alza con simples pero renovados métodos horizontales: trabajo en equipo, liderazgo natural, menos organigrama estéril, mínima autoridad artificial, respeto a la inteligencia ajena.

La gestión tradicional de los recursos humanos hace aguas por la proa y por la popa, y eso que la temporada de lluvias no ha hecho sino comenzar. Nos adentramos irreversiblemente hacia un nuevo y desconocido océano, con mercados donde el bien gestionable más valioso no son la veteranía ni el estutus, sino el conocimiento. Medible y contrastado.

Los jóvenes de hoy saben que ya no han de esperar necesariamente hasta ser padres para poder comer huevos. El miedo sólo lo padecen ante la omnipresente figura del letal Perro del Hortelano, que ni come ni deja comer, cuan capataz inmisericorde que jamás hizo empresa ni dejó hacerla a nadie salvo a quien no pudo reprimir: a todos y cada uno de sus superiores, al inmediato amo de arriba y al de más arriba también, con la única pretensión de terminar de pagar la letra del coche cuanto antes, cueste lo que cueste, y caiga quien caiga.

Esta observación la escribió hace por ahora 6 años un colaborador de Diariored (entonces LasNoticias.org) al comentar su primer ‘trabajo de oficina’ en la centenaria Universidad de Alcalá. Como coordinador de un curso de posgrado, definió de motu propio un proyecto para duplicar el número de becas y asignaturas sin aumentar un céntimo los costes y subvenciones del Ministerio. Tras insistir y conseguir audiencia para comentar el proyecto, comprobó que la perenne jefecilla del Centro de Estudios Norteamericanos ya había hecho completamente suya la idea, la iniciativa, y el propio documento, cuando la ínclita le espetó: "ahora que lo he retocado todo está muy bien, porque tú aquí ya sabes que no eres más que otro PBC (puto becario de los cojones)."

Hoy, sin embargo, ese jovenzuelo es un próspero empresario cuya SL puede facturar mientras su aldea duerme. No le cabe duda que un ejecutivo es profesionalmente nulo sin un equipo que sustente su cargo, la estructura, la organización, cada día desde primera hora de la mañana. Y añade que lo peor no es ya el no disponer de un equipo, sino el ni siquiera ser miembro de uno.

Gestionar talento no es sencillo. La manida estrategia de la zanahoria y el burro [si consigues X te daremos Y] pierde peso, por insuficiente, como sucede con la mera palmadita en la espalda para reconocimiento del estatus interno como simples píldoras placebo adicionales a la retribución monetaria.

El centro de gravedad del debate se desplaza, por tanto, de lo político hacia lo humano. Presenciamos una mutación evidente en el plano profesional, de usos y valores únicamente, quizá, pero una mutación, en esencia, a fin de cuentas.

Se trata de una de las primeras manifestaciones del impacto social y personal de Internet. A fin de ganar en calidad de vida, al profesional le interesan los proyectos que cumplan requisitos como la participación directa en los beneficios, o el aprendizaje en el entorno inmediato.

No parecen condiciones caprichosas, desde la premisa de que el salario no siempre sirve como eficaz herramienta de poder, aunque sí lo sea, irremediablemente, de influencia. Por lo que el asunto de hoy en día en las empresas, ministerios, redacciones u ONGs de medio mundo versa sobre cómo zafarse de tanto estéril directivo ofuscado en hacer política mucho más que en el desarrollo del negocio.

El rito de paso

En estos años, los ejemplos se han sucedido a medida que el profesional ha ido tomando conciencia de su propio conocimiento. Lo vimos a la primera de cambio cuando la fuga del departamento de contenidos de Terra a Ya.com. Y a la segunda, cuando el equipo de El Mundo se pasó en bloque a El País, mientras se escuchaban lamentos en aquella Inicia porque la empresa se había olvidado de quienes estaban dentro… Unos y otros coincidieron entonces en que las razones de sendos puñetazos en la mesa no fueron (sólo) el dinero (... o las opciones sobre acciones !!), sino el proyecto en sí, y -por supuesto- el trato personal en el día a día.

Se está produciendo un rito de paso, un punto y aparte en la evolución del pensamiento del profesional que se va adentrando en la Red para no volver a salir de ella, a pesar de que este rito no tenga aún una ceremonia que simbolice el cambio de una fase de la vida o de un estatus social a otro, con sus tres fases críticas: la separación (pérdida por parte de la persona de su estatus anterior), la marginalidad o fase liminal (periodo de transición con rituales específicos que a menudo implican la suspensión del contacto social habitual), y la reincorporación (readmisión en la sociedad con el nuevo estatus adquirido).

Aunque la informática todavía está en su infancia, ya ha cambiado espectacularmente el mundo en el en que vivimos. Ha eliminado barreras de tiempo y distancia para permitirnos hablar, compartir información, colaborar, re-inventar una convivencia más sana, más sabia. La Revolución binaria ya ha derribado tantas barreras mentales que, metafórica y paradójicamente, nos ha venido a demostrar que 1 más 1 no siempre son necesariamente 2. 

La organización es una red de contratos entre los agentes implicados. Siempre lo fue. Y el humano, como apunta Juan Luis Arsuaga, del equipo de Atapuerca, "no es mejor que la estrella de mar, pues no puede siquiera regenerar sus extremidades."

Sobre todo en el caso de algunos homínidos, garantes del fracaso al reunir en su perfil alguna [o todas] de estas características, resumidas por Fast Company:

- Se ven ellos y sus empresas dominando su entorno. Algo deseable en un buen gestor, que deja de serlo cuando olvida que el entorno no puede dominarse, sino que hay que evolucionar con él. Dominarlo es imposible.

- Se identifican tanto con la compañía que no existe diferencia entre ellos y la misma. Algo que les lleva a utilizar aquélla como suya.

- Creen tener todas las respuestas. Parece bueno, pero no lo es. Líderes que creen saberlo todo, toman decisiones importantes sin pensarlo suficientemente bien ni considerar las ramificaciones de su decisión.

- Eliminan sin contemplaciones a cualquiera que no esté al 100% detrás suyo. Si no estás conmigo, estás contra mi y por lo tanto contra la empresa: fuera.

- Artistas consumados de las presentaciones, están obsesionados con la imagen de su empresa y con la suya. Les convierte en marionetas que más que hacer cosas "parece" que resuelven temas que, en realidad, empujan hacia delante.

- Subestiman los obstáculos. Nada es un problema para ellos. Lo pueden todo. Siempre se agarran a las acciones que les dieron resultado en el pasado. Esto les impide lo más importante: saber aprender.

Por el contrario, estos 6 años de camino en Diariored nos han servido para contemplar, definir y refrendar el advenimiento de un especimen que continuamente envía mails desde las redacciones y corresponsalías de los medios de comunicación. Un nuevo perfil de redactor que, pese al Nasdaq, parece seguir algunas de estas pautas:

- Predica en silencio, con el ejemplo, que la Red ha propiciado una evolución en nuestra vida, una nueva forma de entender la sociedad

- Hace oídos sordos al discurso dominante del sapiens, que insiste en la vigencia del reinado de Perogrullo, bajo el lema Ya lo decía yo.

- Se cree ciudadano del mundo, del real y, por ende, del virtual.

- Insiste en que la información pública debe ser pública. Debe hacerse pública, estructurada, accesible, comprensible, independiente de agendas políticas. Y gratuita.

- Reivindica que las preguntas se respondan para que el ciudadano comprenda, y desarrolle su propia ruta hacia nuevas preguntas.

- Conoce la raíz del término publicación. Y sabe que los periódicos no se suelen escribir pensando en el público. Aprende por observación.

- Sabe que, por primera vez, cualquier contenido dinámico o imagen puede distribuirse a millares de personas por menos de lo que cuesta ir al cine.

- No equipara lo anterior a la imprenta, con respeto para Gutemberg.

- Cita a Cervantes. Sueña, se siente vivo, y brinda por la nueva Era.

- Confía en cualquier conversación para saber más y comprender mejor que la información es poder. Por algo se oculta y manipula tan a menudo.

- Celebra que el hipervínculo y el trabajo en red subviertan lo establecido.

- Responsabiliza de los despidos en las puntocoms y cadenas de producción al tiburoneo del inversor oportunista, con fama de ganador, que ayer firmaba breakeven a 5 años, y hoy sojuzga al inmigrante y al emprendedor por encima del bien y del mal.

- No asiente ante el grito soberbio que mide la salud de Internet comparándola al pelotazo-porrazo de otrora. Siente que el amor interesado nunca fue verdadero; y que Roma no se construyó en un día.

- Reporta a su conciencia. Comparte su talento. Respeta la inteligencia de su interlocutor. Piensa que quizá algún día los últimos pueden ser los primeros, y reír mejor. Se muestra seguro, tranquilo, acompañado.

- Se pregunta a qué viene tanto desánimo generalizado, incluso entre algunos digitalis, cuando desde mucho antes del Boom, la Red no ha dejado de crecer un solo instante. Sobre todo desde el 11 de septiembre.

- Trabaja a diario para comunicarse y crear riqueza en un mundo mejor. Sin renunciar a participar de ella y re-invertirla.

- Escucha más que habla. Lee más que escribe. Toma notas en el weblog y en la PDA.

- Hace y deja hacer. No descansa. Y, de momento, tampoco suele volver la vista atrás.

Feliz Sexto Cumpleaños, DiarioRed ;-). Mil gracias y enhorabuena.


enviar a un amigo
Anterior Portada Siguiente
Comentarios

Me ha encantado, gracias

Enviado por mai - 29/12/2003, 13:11:04

Thanks for the comments. Found very interesting and would love to hear more. Gotta run now.

Enviado por online gambling - 28/12/2005, 4:00:12

Enviar comentario
Nombre:
Correo electrónico:
URL:
Comentario:




[Política de moderación
]



Warning: require(/h2/diariored.com/home/html/sympoll/booth.php): failed to open stream: No such file or directory in /home/diariored/public_html/blog/ltp/archivo/000472.php on line 1016

Fatal error: require(): Failed opening required '/h2/diariored.com/home/html/sympoll/booth.php' (include_path='.:/usr/lib/php:/usr/local/lib/php') in /home/diariored/public_html/blog/ltp/archivo/000472.php on line 1016